Nuevos Envíos

Licencia Creative Commons
Todas las publicaciones de "Historias Tenebrosas" están protegidas bajo una Licencia de Creative Commons 3.0 Prohibida su comercialización. Prohibida su difusión sin citar a su autor y a esta página como fuente. Gracias..

historias tenebrosas

Solos en el mundo

 

red_clouds

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sol sangra en medio del atardecer anaranjado y rojizo, y una leve brisa helada poco a poco comienza a llegar hasta donde se encuentra Marcos, hombre de avanzada edad que ha trabajado todo el día en la recolección de alimentos y abrigo. Han pasado ya 84 días desde la extinción del hombre en la tierra y, al parecer, él ha sido el único sobreviviente junto con su hermana Ángela. Ella comienza a hacer el fuego para preparar una insípida, pero contundente cena, mientras él vuelve a recargar el generador de electricidad con cierto fastidio al notar que su hermana aun no entiende que solo debe ser ocupado durante la noche y solo para ocasiones que lo ameriten. Luego, mientras ambos comen a la luz de las velas en medio del sepulcral silencio nocturno, Marcos decide recordarle a su hermana lo del generador.

Sigue leyendo

Ansiedad Nocturna

 

“Un sueño y eso es todo”. – Me repito a mí mismo. Pero la sensación no desaparece completamente. Esa mezcla entre incertidumbre, incredulidad y temor se me quedó grabada en la mente.

Trato de ser analítico, racional, despedazando las escenas, cuidando de no añadir algo que pudiese contaminar los recuerdos. Pero las cosas no mejoran, son iguales, quisiera hablar con alguien sobre el tema pero no quiero que me tachen de loco o de soñador. Si bien mi imaginación a veces se desborda, siempre tengo pleno control de ella.

Sigue leyendo

Chapulin universal

 

 

CHAPULINUNIVERSAL

 

 

 

 

“Chapulin universal” fue oficialmente el segundo capítulo de cruce de realidades del programa humorístico de Roberto Gomez Bolaños: Chapulin Colorado. Grabado en 1978 y con la intención de ser un capitulo de larga duración,  Chapulin universal nunca vio la luz debido a la serie de calamidades ocurridas durante la grabación que afectaron a parte del equipo técnico, pasando así a formar parte junto a dos capítulos de El chavo del ocho de la lista de episodios perdidos por la cadena de televisión mexicana Televisa.

Sigue leyendo

La Estrella Sangrienta

 

Las luces nocturnas de la ciudad estaban cada vez más lejos.

La noche estaba despejada y la contaminación lumínica no permitía ver ninguna estrella. Un cielo opaco, sin fondo estaba sobre nosotros. Los ciudadanos comunes se acostumbran a ver un cielo sin estrellas, pero yo no, tenía qué ver alguna, ya casi no recordaba cómo eran.

Por eso me dirigía hacia donde las malditas luces de la ciudad no interfirieran con mis deseos. Buscaba la oscuridad. Avancé no sé cuántos kilómetros. Y ya podía ver algunas de ellas. Aún no se apreciaban bien .

Sigue leyendo

Hazlo por mí

 

Esta noche todo acabará…,el muy maldito arruinó mi vida y ésta vez le daré una sopa de su propio chocolate. Aún recuerdo cómo todo empezó, yo estaba tan enamorada de él, de sus ojos café claro, su cabello castaño, el aroma a jabón que salía de su cuello cada mañana en la escuela y que yo podía percibir -pues me sentaba justo en el puesto de atrás- su tez blanca y sus labios de un color rojo tan profundo que son casi hipnóticos.

Sigue leyendo

La dulce madre

 

Gustavo se encontraba viviendo ya con sus tíos para cuando decidí ir a visitarle por última vez. Creo que realmente la había pasado mal este último tiempo y es que según me he enterado las cosas sucedieron del siguiente modo:

Gustavo y su madre vivían solos de hace bastante tiempo, cada día al llegar de la escuela el muchacho se apresuraba en ir hasta su cuarto para estudiar y hacer las tareas que le habían enviado. Caminaba siempre con prisa por el pasillo y solía saludar brevemente a su madre al pasar frente a la puerta de su habitación, él decía “hola, mamá ya estoy en casa ¿todo bien?” y ella respondía “hola hijo, si todo bien”. La mujer se encontraba un poco mal de salud por aquel entonces y debía permanecer en cama la mayor parte del tiempo, Gustavo, siendo un muchacho le bastaba solamente con oír que su madre le contestaba desde el otro lado de la puerta para asegurarse que todo iba bien.

Sigue leyendo